Asociación de Extrofia vesical, cloacal, epispadias y patologías afines

Vejigas

31/01/15

Asexve

Científicos de EEUU implantan con éxito en siete niños vejigas creadas en laboratorio

Actualizado martes 04/04/2006 01:06 (CET)
ÁNGELES LÓPEZ

Como si se tratara de un proyecto de arquitectura, elaborado sin prisa pero sin pausa. Así es como ha sido el trabajo desarrollado por el equipo del doctor Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad Wake Forest.

Primero diseñaron un molde biodegradable que sirve de soporte a células cultivadas en el laboratorio. Después crearon una vejiga artificial y posteriormente la implantaron. Los científicos han querido ser cautos y no han mostrado sus resultados hasta cinco años después de haber hecho siete trasplantes, todos con éxito.

El trabajo, publicado en la versión 'on line' de la revista 'The Lancet', incluye a siete niños con mielomeningocele, un trastorno del sistema nervioso central que puede dar lugar a lapérdida de control urinario. Los pacientes fueron tratados en el Hospital Infantil de Boston cuando Atala era director de Terapia Celular e Ingeniería de Tejidos de la Facultad de Medicina de Harvard.

Un trabajo minucioso

El primer paso de esta 'arquitectura' vesical fue crear los moldes donde iban a depositarse las células. Los investigadores utilizaron tres tipos: una matriz de colágeno obtenida a partir de la submucosa de la vejiga, otro fue un recipiente similar pero que estaba recubierto con epiplón, una especie de mandil o pliegue de grasa con gran vascularización, y por último, un tercer tipo constituido por ácido poliglicólico y colágeno y también forrado por epiplón.

Posteriormente, a los pacientes, cuyas edades oscilaban entre los cuatro y 19 años, se les realizó diferentes análisis y pruebas entre las que se incluía unabiopsia de vejiga para obtener una muestra de fragmentos musculares y epiteliales.

En el laboratorio se cultivaron estas células para aumentar su número. Cuando se obtuvo una cantidad suficiente, las musculares se exparcieron por el exterior de los moldes y, 48 horas después, las epiteliales se colocaron en el interior de las matrices. Antes de su injerto, el conjunto se mantuvo durante tres o cuatro días en una incubadora a 37ºC.

Tras siete u ocho semanas, se procedió a la unión de las vejigas artificiales con las de cada paciente para aumentar así su tamaño. A cuatro de ellos se les colocó el molde de colágeno obtenido a partir de la submucosa de vejiga (uno de ellos con cubierta epiploica) y a otros tres se les implantó la matriz formada por colágeno y ácido poliglicólico más epiplón.

Los pacientes fueron seguidos por un tiempo que osciló entre los 22 meses en algunos y 61 meses en otros. En todos se consiguió el propósito del estudio, es decir, mejorar la funcionalidad de sus vejigas al disminuir la presión intravesical y aumentar la elasticidad y continencia.

Antes de la intervención, los niños sufrían pérdidas de orina cada 30 minutos a pesar de realizarse sondajes frecuentemente. Con la implantación de la vejiga artificial, los que mejores resultados obtuvieron fueron los tres pacientes que recibieron las matrices compuestas de colágeno y ácido poliglicólico más epiplón. En ellos se logró una vejiga de mayor volumen, con menor presión interna y capaz de retener su orina de tres a siete horas seguidas.

Debido a la enfermedad degenerativa de base, (mielomeningocele) los participantes siguen precisando el sondaje para vaciar sus vejigas. Sin embargo, como apuntan los investigadores, "podría esperarse que si el paciente tiene una vejiga con una inervación normal y un vaciado espontáneo antes de la operación, lo mismo ocurriría después, aunque esta suposición debe ser probada clínicamente".

Presente y realidad

Existen numerosas enfermedades que dañan la vejiga, como el cáncer en este órgano, patologías inflamatorias y anomalías congénitas como el mielomeningocele. Algunos pacientes pueden tratarse con medicación pero cuando ésta falla se recurre a la cirugía.

Las propiedades de elasticidad y permeabilidad del tejido vesical hacen que la opción quirúrgica no sea fácil. En los últimos 100 años, los investigadores han estado buscando alternativas para sustituir o reparar la vejiga. Desde 1917, año en que se realizó el primer injerto en este órgano, se han probado con diferentes tejidos como la fascia, la piel, el periotoneo o la placenta.

En la actualidad, aunque el tratamiento de referencia es el injerto de un segmento del intestino a modo de conducto de paso o con forma de vejiga, esta intervención no está exenta deproblemas. Se altera un sistema (el digestivo) que está sano y por otro suelen aparecer complicaciones en la nueva vejiga como la formación de adhesiones, la secreción de moco intestinal o cambios metabólicos que conllevan con el tiempo osteoporosis o 'piedras' en el riñón.

Por eso son tan importantes los resultados de este trabajo. "Atala y sus colaboradores deberían de estar orgullosos por el hito que han logrado, pero se precisan de más estudios multiinstitucionales con un tiempo de seguimiento mayor. Hasta entonces, la cistoplastia intestinal sigue siendo el tratamiento de referencia", apunta Steve Y Chung, médico del Instituto de Urología Avanzada de Illinois, Spring Valley (Estados Unidos) y autor de un editorial que también publica 'The Lancet'. Este experto recomienda utilizar la intervención en otro tipo de pacientes: aquellos con un tumor de vejiga o con una enfermedad inflamatoria.

"El futuro es muy interesante porque estos cultivos celulares o las células madre pueden provocar el crecimiento de un nuevo órgano. Los implantes parciales pueden tener un futuro a medio plazo pero creo quetodavía quedan décadas para la sustitución completa de la vejiga", afirma Carlos Hernández, jefe del servicio de urología del Hospital Gregorio Marañón.

Juan Carlos Izpisúa, director del Centro de Investigación de Medicina Regenerativa de Barcelona y del Centro de Células Madre del Instituto Salk de La Jolla, California (EEUU) afirma que "el trabajo es un claro ejemplo de la importancia de la interdisciplinariedad para tratar de aportar nuevas soluciones y perspectivas a problemas médicos desde otras ramas de la ciencia [...] No cabe duda que este tipo de abordajes, combinado con el uso de células madre, tanto adultas como embrionarias, va a ser una herramienta fundamental para la medicina en los próximos años".

Los pacientes con cáncer de vejiga invasivo precisan de la sustitución completa de la vejiga y, según Carlos Hernández, todavía es pronto para pensar en una alternativa real para estas personas. "Queda mucho trabajo y mucho tiempo", explica.

Izpisúa está de acuerdo con este especialista y explica que "sería de ilusos pensar que en un plazo de tiempo cercano se puedan crear tejidos u órganos con la estructura tridimensional que los define en una placa de cultivo. Es por ello que estoy convencido de que el estudio de la regeneración tisular endógena, donde el propio organismo no sólo regenera función, sino también forma, va a proporcionar claves para la ingeniería de tejidos. Los mecanismos moleculares y celulares implicados en la regeneración de tejidos y órganos es precisamente el principal foco de estudio del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona".

"El futuro es muy interesante porque estos cultivos celulares pueden provocar el crecimiento de un nuevo órgano"

    • Qué es la extrofia vesical y cloacal?

      ¿Qué es la extrofia vesical? La palabra extrofia se deriva de la palabra griega ekstriphein que literalmente significa vuelta o gir ...

    • Uteros

      Nace el primer niño fruto de un trasplante de útero La madre, cuya identidad no ha sido revelada, es una sueca de 36 años ...

    Galería

    Necesita estar registrado en asexve para poder ver la galería de imagenes disculpe las molestias.

    Si quiere ser socio de asexve dirijase a:

    Hazte socio/a